Excelencia en el servicio, mentalidad abierta y cercanía personal

Romper barreras, hacerlo fácil, apoyar y guiar a quien hace una consulta o tiene una duda. Esa es la labor de las personas que mantenemos día a día la relación con los clientes y proveedores. Personas con un lado humano que queremos priorizar por encima de cualquier otra cualidad.

Ese es nuestro reto. Entender y hacer creer a quienes se relacionan con AGA, que la apuesta por construir una empresa con un marcado perfil humano, es clara y decidida.

Existe entre las personas que trabajan en AGA una regla no escrita, que se ha mantenido durante la intensa y larga presencia de la marca en el mercado; quien contacta con alguien de nuestra organización, quien busca al otro lado del teléfono, o del mail, la atención necesaria para resolver cualquier consulta, obtiene en primer lugar una respuesta profesional, acorde a lo que se espera de un especialista en sistemas y soluciones de apertura y cierre, pero también le atenderá una voz cercana, amigable, dispuesta a hablar sin que el tiempo sea un inconveniente.

Sabemos que detrás cada persona, cliente o no cliente, que se pone en contacto con alguien de AGA, hay generalmente la necesidad de resolver un problema, de confirmar una información, o de tan solo mantener una conversación, a veces informal, otras incluso personal.

Confianza y excelencia en el servicio

La voz y presencia de quienes demandan nuestra atención saben que AGA está formada por personas afables, honestas y sinceras, y esa es la razón por la que después de más de 60 años, la confianza sigue siendo una de las cualidades que más nos caracteriza.

La excelencia en el servicio es una meta, un objetivo constante en nuestra estrategia. Trabajamos para que siempre sea así. Entendemos que los momentos en los que alguien nos corrige u obliga a rectificar forma parte de nuestra propia realidad como empresa. Asumimos el error y la equivocación porque somos humanos, personas como aquellas con las que interactuamos, pero con una actitud activa y abierta a los cambios.

Una actitud que nos define como marca. Leal en los momentos de incertidumbre, compañera cuando el trabajo requiere de apoyo y colaboración, cordial y amable en las distancias cortas y sincera en las respuestas, sobre todo cuando lo que buscamos, unos y otros, es la oportunidad de seguir trabajando juntos.