Seguridad, la palabra clave en el estado de alarma

Para AGA, la seguridad no es solo una cualidad, una característica destacable de nuestros sistemas de apertura y cierre. Tampoco un concepto que haga referencia a la actividad sectorial en la que trabajamos. Después de un largo recorrido, en el que hemos tenido tiempo de estudiar y analizar su composición, podemos afirmar que ya es un elemento que forma parte de nuestro ADN.

Hoy, palabras como confinamiento, alarma, pandemia…, forman parte de nuestro vocabulario habitual. Las hemos incorporado como parte de nuestras conversaciones, tanto a nivel personal como profesional, y es sobre todo en este último terreno, donde su repercusión marca y define nuestras agendas. Pero hay más, un término como el de la seguridad, ocupa ahora un lugar prioritario en nuestras vidas. La seguridad entendida no solo desde el ámbito de la salud, también en aquél que incide en la protección física de las personas y en la de sus bienes materiales, es ahí donde AGA lleva trabajando desde hace más de 55 años. Por eso entendemos bien el sentido y alcance de este momento.

Un momento especial y difícil, lleno de un vocabulario cuyo significado hasta hace nada, era tan impreciso y distante, que no entendíamos su verdadero alcance y magnitud. Un momento sorprendente y desconcertante que todavía nos mantiene confundidos, en un continuo estado de debate y controversia, donde las cifras y los datos diarios parecen ser la única herramienta con capacidad de marcar la línea del horizonte hacia donde tenemos que ir.

“Queremos enviar un mensaje de ánimo y superación. Miramos el futuro con al misma decisión con la que hemos actuado todos estos años”.

En AGA, somos conscientes del momento que vivimos, por eso queremos enviar un mensaje de ánimo y superación. Miramos el futuro con la misma decisión con la que hemos actuado todos estos años, sobreponiéndonos a las dificultades con el apoyo y esfuerzo de todas las personas que antes y ahora han hecho posible este proyecto.

Por esa razón, hemos seguido trabajando a pesar de los inconvenientes, sin bajar la guardia, respetando los protocolos de seguridad, porque se lo debemos a todos aquellos que depositan día a día su confianza en nosotros, haciéndonos participes de sus proyectos, de sus éxitos, de su futuro.

“Fabricamos sistemas de seguridad para empresas cuya actividad es imprescindible para el suministro de energía eléctrica”.

Desde el primer momento, siendo proveedor de un sector como el de la transformación de energía, hemos volcado todo nuestro esfuerzo en el suministro de sistemas de seguridad para aquellas empresas cuya actividad es clave para el normal funcionamiento de la energía eléctrica en infraestructuras críticas, hoy más necesaria que nunca. Somos conscientes de la dificultad y el riesgo al que estamos sometidos, pero tenemos a nuestro favor el propósito y la voluntad de todo el equipo humano que nos acompaña, suficiente para dar respuesta al reto que supone trabajar en unas condiciones tan especiales.

Mirando hacia atrás y viendo desde una distancia todavía próxima, todo lo sucedido, sólo tenemos palabras de agradecimiento, para unos clientes y proveedores que han sabido gestionar este tiempo de forma más cercana y cordial, entendiendo la situación de alarma, y confirmando que las relaciones se construyen desde las capacidades profesionales pero también humanas.